Académicos y estudiantes internacionales rechazan la represión en Chile

Aprovechando la visita de la profesora Joelle Le Marec a la Universidad de Santiago, se ha articulado toda una red de solidaridad académica internacional. Acá reproducimos el artículo publicado por Le Monde Diplomatique que recoge esta iniciativa.

La comunidad universitaria internacional ha mostrado su rechazo a la represión de la protesta social en Chile, lo que se ha plasmado en una carta que han firmado más de 400 académicos y estudiantes de diversos países. Tal como señala la profesora Le Marec de Sorbonne Université (Paris, Francia), la repercusión ha sido muy importante, reformulando los imaginarios de lo que podría ser un movimiento social capaz de conmover al resto de la comunidad internacional.

Desde el momento en que el Presidente Piñera decretó Estado de Emergencia y desplegó las Fuerzas Armadas como respuesta represiva a la protesta social, hubo reacciones de la comunidad universitaria tanto en Chile como a nivel internacional. Peticiones, declaraciones e intervenciones mediáticas han llegado desde Europa, Estados Unidos y otros países latinoamericanos. La condena a la violación de los Derechos Humanos ha sido uno de los puntos de mayor preocupación, pero también se han criticado los aspectos estructurales que subyacen al malestar social en unos de los países con mayor desigualdad del mundo.

Una de las muestras de solidaridad con la protesta social en Chile se plasmó en una carta de apoyo que firmaron más de 400 académicos y estudiantes internacionales, que fue impulsada por la profesora Joëlle Le Marec (Sorbonne Université), la que puede leerse en el siguiente enlace: Carta (francés y castellano).

Le Marec es una destacada investigadora que ha trabajado sobre movimientos sociales como el llamado “Nuit Debout” que se desplegó en diversas ciudades francesas en 2016. Sin ánimo de tener la respuesta a la situación que se está viviendo en Chile, la investigadora se pregunta sobre los posibles diálogos que se establecen entre los movimientos que en los últimos años se observan a nivel internacional, como el de “Indignados” (España), “Occupy” (EEUU), “Nuit Debout” o el reciente de los “Chalecos Amarillos” (Francia), por nombrar solo algunos.

“Creo que esto amplía los diálogos posibles no a nivel de las personas que toman grandes decisiones para todo el mundo, sino todo lo que podemos compartir en el plano de lo que nos afecta. Por ejemplo, que mis amigos y colegas franceses estén tan afectados con lo que pasa en Chile no significa una representación internacional del movimiento, pero es una realidad que se puede compartir. Y eso es muy positivo porque quiere decir que algo se despertó en Francia. Habla sobre cuáles son los imaginarios de los porvenires políticos que podemos construir por debajo de las grandes decisiones políticas, entre nosotros”, señaló Le Marec.

Repensar el rol de las universidades

La profesora Le Marec, quien se encuentra en Chile en el marco de un proyecto de investigación que está desarrollando con la Escuela de Periodismo de la Universidad de Santiago, ha participado como invitada en la asamblea pluriestamental de dicha casa de estudios, que integra a estudiantes, funcionarios/as, profesores jornadas y honorarios, para reflexionar sobre su rol y aporte al debate actual. Algunos de los aspectos que han surgido en este espacio es la forma en que la Universidad promueve el debate sobre aspectos políticos, económicos, sociales y culturales como, por ejemplo, la necesidad de una nueva constitución que remplace a la impuesta por la Dictadura. Pero también la reflexión se ha vuelto sobre la misma Universidad como un lugar donde se experimentan las desigualdades y las restricciones que llevaron a esta explosión de rabia en todo Chile. No han estado ausentes los análisis históricos de la evolución de la sociedad chilena y de las memorias vivas de quienes fueron estudiantes universitarios en la Dictadura. Esto se entrecruza con los actuales testimonios de las situaciones de precarización laboral que se dan al interior de la propia institución, así como de los estudiantes que han manifestado temor por sus vidas o por las de sus amigos/as en las zonas más expuestas.

Estos encuentros se están realizando en todas las universidades de Chile, tanto públicas como privadas, santiaguinas así como también regionales. Profesores, estudiantes e instituciones se están planteando los desafíos que se visibilizan con la protesta social, estableciendo debates y diálogos entre distintos actores, cuestionando las metodologías y reorientando las actividades de investigación hacia los problemas levantados por la ciudadanía. De esta forma, en la Universidad, como un espacio donde se ponen en juego los problemas estructurales a nivel país, también se están constituyendo nudos y núcleos que agrupan a varios sectores sociales, profesionales y políticos, vinculando espacios de convergencias que evidencian el malestar social.

Autores: Carla Rivera/ Claudio Broitman/ Antoine Faure /Verónica Rocamora

Fuente: Le Monde Diplomatique.