Escuela de Periodismo

Facultad de Humanidades
Universidad de Santiago de Chile

 

Sherwood, un legado de unión

Jun
4
2017

Una postal icónica en el sector de Jotabeche. Un punto de reunión entre los estudiantes que comparten anécdotas, recuerdos y miles de historias en esos pastos que hoy se encuentran en un deterioro evidente. Pero, aun así, cobijando a quienes desean una tarde de recreación.

Su origen se remonta a la extinta Escuela República de Venezuela, recinto educacional que operaba en calle Ecuador. Su infraestructura, que data de 1929, perdura en la actualidad. Sin embargo, las inmediaciones han ido cambiando, todo potenciado por la instauración de las escuelas de Pedagogía en Educación Básica, Psicología y Periodismo hace casi treinta años.

La instalación de un estacionamiento, y la apertura de más carreras profesionales en la Universidad de Santiago, fueron situando un pequeño espacio en el corazón de la otrora escuela de maestros.

Para el profesor Eduardo Román, el bosque de Sherwood es un lugar simbólico. “No es necesariamente un lugar acogedor pero se genera un clima interesante donde los estudiantes se sienten representados. Es un espacio donde ellos expresan su libertad y donde se sienten cómodos, y se genera una identidad”. Sin embargo, reconoce que los encuentros comunes o fiestas pueden generar problemas. “Soy partidario que los estudiantes se hagan responsables de sus espacios en términos culturales”, agrega el docente.

Cada cierto tiempo, el lugar ha sido remodelado. En 2013 fue sometido a un proceso de mejoras de las áreas verdes, que consistió en la renovación de los jardines, el plantado de árboles, flores y césped nuevo. Además, equipamiento de mesas y asientos para los estudiantes.

Sin embargo, estos significativos cambios se han vuelto a deteriorar a cuatro años de su instalación. El pasto no está en buen estado y el terreno es la principal víctima cuando hay fuertes lluvias. Las inundaciones empeoran el lugar, sumado a la gran cantidad de basura que se acumula por las distintas actividades de entretención que los alumnos realizan.

Jorge Hernández, estudiante de tercer año de Periodismo, valora a Sherwood como un espacio propio de la Escuela. “A pesar que hay otras carreras, es un espacio de nosotros. Me siento dueño de ese lugar”, afirma. Pese a ello, enfatiza en la necesidad de remodelar el lugar. “Hay mucha tierra muerta, sin nada. El pasto está seco y descuidado. Arreglaría las bancas y mesas, junto con la ubicación. Sería mucho más cómodo tenerlo donde se encuentra la cancha de fútbol”, propone.  

Un espacio que todos deben mantener en buen estado. Toda la comunidad universitaria debe velar por conservar este lugar y apropiarse de él para realizar iniciativas que contribuyan a fomentar una sana convivencia.

Por Sebastián Galleguillos y Rodrigo Pérez.