Escuela de Periodismo

Facultad de Humanidades
Universidad de Santiago de Chile

 

Miguel de Aguilera: Investigar en Comunicación y la obsoleta Bala Mágica

Jun
8
2016

El Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, Miguel de Aguilera, visitó la escuela de periodismo para hablarnos sobre Investigar en Comunicación, considerando los desafíos que la modernidad tecnológica plantea con el público empoderado.

Durante años, en los medios de comunicación se entendió el traspaso de información como actividad unidireccional. Ejemplo de ello es la utilización de la teoría de La Bala Mágica, donde se reconoce la existencia de un espectador pasivo, capaz de absorber la información que se le entrega.

Sin embargo, el paso del tiempo y el desarrollo de nuevas tecnologías han demostrado la existencia de un espectador reactivo y empoderado, lejos de permanecer indiferente a la información entregada por los medios.

Sobre lo anterior, Miguel de Aguilera, Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, realizó una charla en la Escuela de Periodismo, develando los nuevos desafíos de la Investigación en comunicación.

Orientado a la intención de iniciar una investigación, Aguilera  sitúa al público en la primera etapa del proceso: la elección del tema, en donde también aparecen reflexiones como la calidad del periodismo hoy en día, cuál es la definición de periodismo, cómo se desarrolla y qué es el periodista.

En primer lugar, continúa el madrileño, es necesario reconocer el contexto histórico en el que nos situamos, previo a la elección de un tema, “Debemos saber que todos somos hijos de nuestro tiempo. Hoy por hoy la realidad en el periodismo es su relación con Twitter y el medio virtual. Todos los temas de investigación están condicionados por el contexto”.

Lo anterior se relaciona con la aplicación de la investigación que utilizaremos para el desarrollo del tema escogido. Es decir, la actual conectividad, gracias a las tecnologías, nos obliga a utilizar herramientas impensadas hasta hace pocos años.

Hoy, plantea De Aguilera,  nos enfrentamos a un espectador empoderado, el cual privilegia la realidad virtual por sobre el método clásico de información. Las nuevas tecnologías han invitado al usuario a formar parte del proceso comunicativo como algo más que un ciudadano inerme ante una pantalla.

Asimismo, los medios de comunicación, en su papel de cuarto poder, han participado en la promoción de la democracia y el empoderamiento del público, ejerciendo una relación entre libertad individual y ejercicio de poder. El desarrollo de la Teoría del Poder.

A partir de lo anterior, Aguilera propone que “Si la sociedad cambia, las comunicaciones cambian y, necesariamente, hay que cambiar las formas de pensar  y hacer comunicación”.

En este contexto, continúa De Aguilera, aparecen términos como el de espect-actor (espectador-actor) el televidente necesita formar parte de la acción, contribuir a ella. Es el caso del periodismo ciudadano, por ejemplo.

Además, De Aguilera plantea el problema que genera la búsqueda de atención, el bien más escaso para los medios de comunicación: existen tantas pantallas y plataformas para informarse e interactuar, que la concentración unidireccional es imposible de lograr. Aquí surgen nuevas ideas en comunicación para captar la mayor cantidad de atención del público.

Pese a lo anterior, resulta difícil encontrar la forma de atraer a toda la audiencia a través de estas ideas innovadoras, puesto que cada individuo obedece a su propia implicación imaginaria, donde cada quien  le entrega un significado distinto a un hecho concreto, “Cuando tomáis apuntes prestados, ¿A cuántas personas piden los apuntes? A más de una, ¿cierto? Porque comprendemos que la interpretación de cada alumno es única y lo que uno cogió del profesor, el otro pudo obviarlo.”

Continuando con los pasos de la investigación, el doctor sostiene que, una vez identificado el contexto y la importancia de adaptación a los medios y herramientas que actualmente se utilizan, se debe definir el área de investigación, eligiendo entre asuntos colectivos, comunicación comercial y comunicación con fines sociales.

Tras concretar el campus de trabajo y el tema, se debe contar con el respaldo de fuentes efectivas, eligiendo las herramientas correctas para el desarrollo óptimo de gestión de referencias. Y tal como plantea a lo largo de su charla, resalta la importancia de  la red a la hora de buscar páginas web con estos contenidos.

Finalmente, indica Miguel de Aguilera, una vez resueltos estos puntos, el investigador podrá comenzar a pensar en los medios donde publicará su trabajo. Además, destaca que pese a la existencia de periodismo ciudadano y el espectador empoderado, todavía no existen trabajos de publicación ligados a esta nueva forma de información.