Escuela de Periodismo

Facultad de Humanidades
Universidad de Santiago de Chile

 

Mario Antonio Guzmán, ex alumno de la Escuela, gana Premio Periodismo, Memoria y Derechos Humanos 2015

Dic
18
2015
El exalumno de la Escuela de Periodismo recordó cómo fue su paso por la escuela y se refirió al tema de los derechos humanos en la actualidad mediática del país.

Mario Antonio Guzmán es periodista y titulado de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Santiago de Chile, especializado como reportero de Tribunales y con 20 años de experiencia en periodismo radial. Actualmente es el editor general de la Radio ADN.

El museo de la Memoria y los DDHH, en conjunto con el Colegio de Periodistas, le otorgó el Premio Periodismo, Memoria y Derechos Humanos, en la categoría de periodismo radial.

Respecto a este reconocimiento, Guzmán consideró que ha sido el trabajo realizado durante toda su trayectoria, lo que le ha entregado este título: “Bueno, yo voy a cumplir ya veinte años trabajando en radio, y desde que partí allá en la Escuela, siempre enfatizamos el tema de los derechos humanos […] A mí me tocó, entre suerte, olfato y reporteo, ser el primero en informar la muerte de Pinochet o la muerte del Mamo Contreras este año. Yo creo que el premio tiene que ver con haber puesto el énfasis en esa temática”.

La premiación, que reunió miembros de la radio, la TV y la prensa chilena, reconoció el trabajo de aquellos profesionales del área de las comunicaciones que se han enfocado en la investigación periodística ligada al área de los derechos humanos y la memoria chilena.

En la categoría de televisión, Informe Especial obtuvo el primer lugar por el reportaje “Los Montajes de la Dictadura” y en la categoría de prensa chilena, se premió a Lenka Carvallo, periodista de la Revista Caras.

En cuanto al tema de los derechos humanos y la cobertura que se le da en los medios, Mario señaló que en la actualidad éste no tiene mucha presencia: “Siempre he dicho que el tema de los derechos humanos es un tema que ya no está muy vigente, y es tan necesaria la memoria para un país, recordar los casos, recordar que aún no hay justicia en más de mil casos, recordar que en los casos emblemáticos costó mucho llegar a los culpables”.

Cabe destacar, que el encargado de entregar el premio en la ceremonia, fue Jorge “Gato” Escalante, también ex alumno de nuestra Escuela, reconocido periodista, exiliado, férreo defensor de los Derechos Humanos y ganador del Premio Periodismo, Memoria y Derechos Humanos 2014.

SU PASO POR LA USACH

Mario Antonio Guzmán recordó su paso por la escuela, y cómo ésta marcó su formación ética y profesional como periodista: “Tengo grandes recuerdos de Gustavo González, de Enrique Fernández, del profesor Héctor Vera o la profesora Iris, y mucha gente con la que sacamos a pulso a la escuela en su momento”.

También, comentó sobre su llegada a la escuela el año 1995, y su experiencia como estudiante y dirigente estudiantil durante la época: “La escuela venía naciendo el 92, nosotros nos tiramos el 95, yo después fui dirigente estudiantil, con todo lo que eso significa en una escuela, y en una universidad como la Usach”.

En cuanto a su relación con las autoridades durante este proceso, indicó: “Pese a haber sido antagonistas en algunos temas propios de la formación profesional, de cómo se estaba llevando el tema universitario en ese momento, cuando éramos para muchos unos locos que pedían educación gratuita, pública y de calidad, que hoy eso se materialice y haber estado en esas discusiones en su momento, son parte de la formación. La Usach por su misma historia crítica y su misma historia dolorosa también en materia de derechos humanos”.

Finalmente, recordó algunos hechos emblemáticos en la historia de la Universidad y como esto incentivó su interés por los derechos humanos: “Recuerdo muy bien al compañero Martínez, militante del partido demócrata cristiano, que fue uno de las pocas víctimas jóvenes de la Universidad, para qué hablar de Enrique Kirberg o Víctor Jara. Yo creo que todo eso incidió mucho para que uno elevara estas temáticas por sobre lo común o lo “normal”, entendiéndose lo normal como un discurso súper institucionalizado para seguir manteniendo cuotas de impunidad en este país.”, concluyó.