Escuela de Periodismo

Facultad de Humanidades
Universidad de Santiago de Chile

 

Emotiva presentación sobre el diario Fortín Mapocho contada por sus protagonistas

Jun
8
2016
Los académicos Nelson Muñoz, Dante Castillo, Eduardo Román y Clara Pérez, expusieron hoy en la biblioteca de periodismo sobre su trabajo en el diario Fortín Mapocho. El encuentro contó con la presencia del periodista Jorge Escalante y el político Jorge Lavandero, ex dueño del diario.

En marco de la exposición fotográfica del diario Fortín Mapocho exhibida en la biblioteca de la escuela, se desarrolló el día de ayer el coloquio Fortín Mapocho “8 de junio: Historia de una portada”.

En el encuentro, los exponentes dieron testimonio de su trabajo en el diario opositor a la dictadura. Nelson Muñoz, organizador del evento, indicó que “el diario cumple la función de mostrar todas aquellas situaciones que el régimen no dejaba hacer".

Los profesionales que trabajaron en el diario Fortín Mapocho, tomaron como referencia la portada “Cadáveres acusan al general Pinochet”, publicada el 8 de junio de 1990. El periodista Jorge Escalante, relata que ”el día que apareció el Fortín Mapocho con esa portada, se organizó una marcha espontánea por la Alameda. La gente llevaba esa portada en las manos, era la prueba de que la dictadura había asesinado.”

La reconstrucción histórica de lo que significó para los exponentes trabajar en el Fortín Mapocho y su aporte a la oposición del régimen militar, se plasmó en la convocatoria. El diario surgió en 1947 como un medio a cargo de los trabajadores de la Vega central. Para 1984 fue adquirido por Jorge Lavandero, quien lo transformó en un medio opositor a la dictadura con el propósito de “derrocar la dictadura”, en palabras del político.

Al igual que el resto de los medios que ejercieron resistencia al régimen militar, debieron enfrentar la escasez de recursos para costear los implementos y mantener el sueldo de periodistas y trabajadores, además del riesgo constante de enfrentarse a la fuerza militar. El docente Eduardo Román, destacó que “la labor del medio era hacer un periodismo muy serio para generar credibilidad con medios precarios”. En esa línea, la profesora Clara Pérez afirmó que ”la función del periodista del fortín no era sectorial. Lo que mandaba era el hecho político, el compromiso político”.

En cuanto al cierre del medio, el profesor Dante Castillo argumentó que en el gobierno de transición del ex Presidente Patricio Aylwin, se optó por la política de “no política de comunicación en el país o la política de mercado en los medios de comunicación”. Por su parte, Lavadero declaró que él, ante su puesto de senador en los años 90 se vió en la obligación de abandonar el medio al ser requisito no tener empresas para ejercer el cargo.

Ante esto, el entonces senador entregó el medio a una organización y, en palabras del político “pidió a Aylwin que el 10% del avisaje que el Gobierno le entregaba a El Mercurio, se lo entregaran al Fortín Mapocho para que pudiera subsistir”. Los ministros de ese entonces Eugenio Tironi (Director de Comunicaciones) y Enrique Correa (Ministro Secretario General de Gobierno), argumentaron que “la mejor noticia para el Gobierno era no hacer noticia”, finaliza Jorge Lavandero.